Por: Kalia Torres 

Como profesional de Recursos Humanos (RH), decidí escribir este blog para hablarles con honestidad sobre el rol de un departamento de Recursos Humanos en las empresas. En muchas ocasiones, he visto en las redes sociales una percepción de que el propósito principal de RH es disciplinar (de manera negativa) a los empleados. Comentarios como “algo malo pasó porque por ahí vienen los de recursos humanos” o “RH se reunió con ‘fulanito’, probablemente lo van a despedir” son comunes cuando se refieren a este rol. Y la realidad es que, si bien es cierto que una de nuestras funciones es intervenir en el proceso disciplinario de los empleados, la realidad es que nuestro rol principal es asegurar el bienestar y buen funcionamiento del principal recurso de la empresa: los empleados.

Recursos Humanos sirve de mediador objetivo entre los empleados y el patrono. Para esto se crea y se establece las políticas y procedimientos de la compañía. El empleado deberá seguir estas “reglas y condiciones del juego” y el patrono deberá evaluar al empleado acorde a las mismas reglas y condiciones. Entre los documentos que comprenden estas “reglas y condiciones del juego” se encuentran la hoja de descripción de puestos, el contrato de empleo, las diferentes políticas y procedimientos internos de la compañía y el manual del empleado. Estas políticas y procedimientos aseguran el buen funcionamiento de la organización.

Como procedimiento estándar, RH discute todos estos documentos con el empleado al momento de contratación y durante las modificaciones o cambios que se realizan regularmente a estas políticas. Es ahí donde el empleado deberá leer, aclarar cualquier duda al respecto y aceptar el cumplimiento de estas reglas y condiciones como parte de su contrato de empleo. Así que, en resumen, RH es el área responsable de asegurar que los empleados y el patrono estén claros con los procedimientos y las regulaciones.

Recursos Humanos se preocupa por sus empleados  

El proceso de reclutamiento es complicado, en algunas ocasiones tedioso y costoso para la compañía. Así que, la empresa no contrata para despedir. Al contrario, en escenarios donde la empresa entiende que un empleado está fallando, por lo general agota todas las alternativas antes de entrar en un proceso disciplinario. Por ejemplo, se reúne con el empleado para manifestarle las observaciones y conocer si de alguna manera se puede ayudar a mejorar su desempeño. Esto puede ser a través de herramientas, equipos, adiestramientos o simplemente repasar las políticas y procedimientos con el empleado.

 Honestidad y respeto

Para que el proceso de ayuda al empleado fluya y sea efectivo, tanto RH como el empleado deben ser honestos y respetuosos entre sí. RH no puede ayudar al empleado si no conoce los detalles relevantes de la situación por la que está pasando. Hay situaciones incómodas, difíciles y tal vez embarazosas para el empleado. No obstante, dentro del marco legal de privacidad que le corresponde, el empleado debe sentirse en la confianza de hablar con RH y dejarle saber los detalles relevantes a RH para poder ayudarle. La comunicación entre ambas partes debe enfocarse en hechos y en resolver el problema.

Las leyes laborales rigen nuestra profesión y protegen tanto la confidencialidad del empleado como la del patrono. Así que, son muchas las penalidades y consecuencias legales que podemos enfrentar ante una violación a estas leyes, incluyendo la divulgación de información confidencial de un empleado.

Puertas abiertas

Recomendamos que todos los patronos posean una política de puertas abiertas. En Smart Precise Solutions (SPS) buscamos constantemente que el ambiente de trabajo de nuestros empleados sea lo más agradable posible. En nuestra política de puertas abiertas establecemos el procedimiento de comunicación a seguir en caso de que surja situaciones que moleste o preocupe al empleado.

Como patrono responsable, en SPS entendemos que los conflictos interpersonales son contra productivos y crean tensiones innecesarias en el equipo de trabajo.  Cuando el patrono y sus empleados se comunican, pueden entenderse mejor y fortalecer sus relaciones humanas.  Si el empleado tiene problemas en el trabajo o problemas personales que se están reflejando en su desempeño, el empleado debe recordar que existe la política de puertas abiertas para poder dialogar de manera confidencial y buscar soluciones aceptables para ambas partes. El patrono debe ofrecer a sus empleados los medios para resolver sus problemas dentro del lugar de trabajo.

Recursos Humanos también vela por el patrono

Así como velamos por el bienestar de todos nuestros empleados, también tenemos la responsabilidad de que los empleados cumplan con las “reglas del juego” establecidas. Es importante que las operaciones de la compañía se lleven de manera ordenada para que no surjan conflictos. Así mismo, velamos que el patrono cumpla con las obligaciones y responsabilidades establecidas por ley con el empleado.

A modo de concluir, exhortamos a la fuerza laboral en general que mantenga una comunicación abierta con el departamento de RH. Repase bien las políticas y manuales entregados al momento de contratación; esa es nuestra base para determinar en situaciones de conflictos quien tiene la razón, si patrono o empleado. Dialogue sus preocupaciones o situaciones que le afecten en su desempeño y documente las reuniones. De esa manera, ambas partes pueden estar alineados en los detalles y en el propósito principal del asunto que es resolver la situación que se esté manejando.

Total Page Visits: 136 - Today Page Visits: 12